El México que yo recuerdo — Entre Historias — Así las Cosas de la Vida

El fin de semana pasado me alcanzó una de las típicas gripes estacionales y terminé en calidad de bulto en la sala de espera de un consultorio nocturno. Mi esposo decidió acompañarme; ya era tarde, afuera llovía, hacía frío y no quería que anduviera yo sola con semejante gripón deambulando entre paradas de autobús. Entramos […] […]

El México que yo recuerdo — Entre Historias — Así las Cosas de la Vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s